domingo, 2 de noviembre de 2014

Energias telúricas, descansando bajo tierra

Buenas,


Ya llevamos tiempo experimentando con las energías telúricas de nuestro espacio, comenzamos aprendiendo radioestesia para aplicarla a detectar veneros y pozos subterráneos de agua al mismo tiempo que indagábamos en las redes magnéticas (Hartman y Curry) para diseñar los espacios de nuestro hogar, especialmente las zonas habilitadas para el descanso.

Escala Bovis para determinar el magnetismo
Luego empezamos a detectar que algunos de los arboles plantados no crecían igual, parecían “raquíticos” junto a otros que habíamos trasplantado en el mismo día y con el mismo riego... evidentemente estaban enclavados en un ¡Cruce de lineas! Aprendimos a aplicar algo de pirámides para remediar efectos (geometría sagrada) y hay seguimos aprendiendo conforme a las necesidades que que se nos van presentando...

Hace casi un año me propuse hacer un híbrido entre el concepto de muchas tradiciones nativas y de escuelas de misterios que realizaban-realizan rituales en los que el Iniciado debe permanecer enterrado bajo tierra (con un tubo para que circule el aire) durante tres días para resurgir como un nuevo ser...
Evidentemente esta experiencia, además de tener que enfrentarte en la mas plena soledad de ti mismo durante 72 horas ininterrumpibles también es una recarga de energía telúrica para la persona que se haya bajo tierra... así que ¿Por que no asociar esta tradición a nuestra también buena tradición de siesta andaluza?


¡Comienzo del hoyo!



Determinado por este ideal comencé a excavar un buen agujero en el centro del huerto comestible a modo de tumba semiabierta.
Las dimensiones que le dí fueron:
  • 2m de longitud
  • 55cm de anchura
  • 50cm de altura








La Tumba, Otoño 2014
La idea es que no tengas mucho espacio para moverte, la tierra debe estar próxima a ti, por la parte alta coloqué rasillones hasta casi la altura del corazón y los recubrí de tierra por encima, quedando una pequeña abertura por la que poderte introducir.

En otoño-invierno con la tierra fría y la humedad no me apetece alojarme allí pero durante las tardes primaverales y veraniegas es una gozada poder echar una cabezada subterránea para descargar tensiones y cargarte de la buena vibración que nos proporciona la madre tierra.



Es interesante realizar mediciones con la escala Bovis para poder determinar el sitio mas adecuado, el mas sanador, no solo vale para medir el espacio en si, también podemos medir la energía que irradia un árbol antiguo por ejemplo.

¿Porque no te animas y nos cuentas tu experiencia?

RCVicent


Un abrazo y ¡besos de colores!

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...