lunes, 6 de diciembre de 2010

Practicando el Sun Gazing


¿Has pensado alguna vez en no tener que preocuparte en absoluto por la comida o por que hacer de comer? Cuando uno se para a pensar en las horas que utilizamos en todo lo relacionado con la comida: el ir al mercado a comprar comida fresca, prepararla, comerla, etcétera, imagino que todos hemos tenido por lo menos una vez en la vida la fantasía de no tener que volver a hacerlo. Tan sorprendente como lo siguiente es un hombre indio que está haciendo exactamente esto: convirtiendo la energía del sol en alimento, y el cree que nosotros también podemos.
Antes de leer este artículo, por favor entiendan que yo no soy ningún partidario de mirar al sol directamente sino sencillamente estoy informando de un fenómeno que ya está ocurriendo. También es importante evitar escanear este artículo. Es decir, si tu simplemente escaneas el material, quizá te quedes con la idea de que estará bien mirar al sol en cualquier momento y esto no es que no sea cierto sino que es peligroso.
El tiempo correcto de mirar al sol es al amanecer y al atardecer. Si lo haces a lo largo de otras horas puedes dañar seriamente la retina.

La Práctica del Sun Gazing
La Práctica de Mirar Fijamente al Sol o Sun Gazing es también conocida como la curación solar, el Yoga Solar, Surya Yoga y Yoga de Sol. Todos estos términos están referidos a la práctica de mirar fijamente al sol para recibir su alimento, su calor y su luz espiritual. La contemplación se realiza en la primera hora de la salida del sol o la última hora antes de que se ponga, cuando los rayos del sol son menos dañinos al ojo. Hira Ratan Manek nació en 1937 en Bodhavad, India y se educó en Calicut, Rerala, India donde se graduó de la Universidad de Kerala con una Licenciatura en Ingeniería Mecánica. Después de la graduación se unió al negocio familiar de comercio de especias hasta 1992, año en el que se retiró para perseguir su sueño de toda la vida, el mirar el sol fijamente, Sun Gazing.
Manek cree que el ser humano tiene un super ordenador que la propia naturaleza nos ha dado – nuestro cerebro- el cual él llama el “cerebrador” o “brainuter”. El dice que mirar al sol activa el potencial entero de nuestro cerebro, sacando a relucir “poderes inherentes infinitos” que han permanecido dormidos durante milenios. Para poder activar estos poderes que el cerebro tiene dormidos, Manek comenta que:
Ser una entidad holística requiere un suministro de poder holístico. La energía del sol es la fuente que da ese poder al cerebro, ya que al mismo tiempo esa fuerza puede entrar y salir del cuerpo o del cerebro solo a través de un único órgano, que es el ojo humano. Los ojos son la entrada de la puerta de la energía solar al cerebro.
La conversión de la energía solar en alimento físico no es un fenómeno nuevo sino el resurgir de una práctica ancestral de sanación. Esta práctica se originó en la India hace mas de 2,000 años a través de las enseñanzas del Señor Mahavir de Jain, también conocido como Mahavira o Vardhamana. El Señor Mahavir estableció el Jainismo, una de las religiones mas antiguas que se conocen en la India Subcontinental. Los Jainistas creen que cada alma es divina y tiene el potencial de alcanzar la conciencia de Dios. Sun Gazing también ha sido una práctica que realizaron los egipcios, aztecas, griegos, los Mayas, los Yoguis Tibetanos y algunas tradiciones de Qigong, Tai Chi y ciertas tribus Nativo Americanas.
Hira Ratan Manek
Hira Ratan Manek[ii] que prefiere el apodo HRM, dice que el sol se puede usar para sanar la mente, el cuerpo y el espíritu. Como resultado del Sun Gazing afirma tener mejor salud física, mental, emocional y espiritual. Quizá el beneficio mas extraordinario que HRM reporta desde que empezó a ser un devoto de esta práctica, es el ser capaz de alimentarse de la energía solar únicamente durante largos periodos de tiempo sin probar ningún tipo de comida. En algún momento en el tiempo esto pasó a ser conocido como el “Fenómeno HRM”. [iii]
El afirma estar alimentándose de energía solar y de agua desde el 18 de junio de 1995 con algún té, café o batido ocasional “por razones de hospitalidad y cortesía social”. Durante este tiempo ha estado llevando a cabo 3 ayunos estrictos de larga duración bajo la supervisión de varios científicos y equipos médicos.
El primer ayuno duró 211 días de 1995 al 96 en Calcuta, India y fue dirigido por el Doctor C.K. Ramachandran, un médico experto en medicina alopática y ayurvédica. Después vino un segundo ayuno que duró 411 días en Ahmedabad, India, dirigido por un equipo internacional de 21 médicos y científicos bajo la tutela del Dr. Sudhir Shah.
El tercer ayuno fue en Estados Unidos, bajo la observación de un equipo de la Universidad Thomas Jefferson y la Universidad de Philadelphia que duró 130 días. El propósito del estudio fue el seguimiento de su retina, de la glándula pineal y del cerebro. El equipo fue supervisado por los Dres. Andrew B. Newberg y George C. Brainard, este último una autoridad en la glándula pineal. Los descubrimientos fueron sorprendentes:
HRM asegura que descubrieron que el tejido gris de su cerebro se estaba regenerando y que la glándula pineal aumentó al contrario de lo que suele ocurrir una vez que el ser humano supera los cincuenta y cinco años de edad.
Desde el 2002, Manek ha dado cientos de conferencias alrededor del mundo y ha sido objeto de muchos artículos, entrevistas, e incluso una película. En el año 2002 fundó el Centro Solar de Sanación “Solar Healing Center” afincado en Orlando, Florida. Hoy en día hay Centros de Sanación Solar por todo el mundo, así como miles de seguidores de la práctica del sun gazing.
El Proceso del Sun Gazing
HRM ha desarrollado un método para el sun gazing basado en un estudio de prueba y error. El afirma que cualquiera puede seguirlo en cualquier parte del mundo y durante cualquier época del año. Sun gazing es una práctica que se realiza una vez en la vida y dura 9 meses. Generalmente se desarrolla en 3 fases:
  1. Los 3 primeros meses
  2. Los siguientes 3-6 meses
  3. Los últimos 6-9 meses
Después del noveno mes hay un régimen de por vida que consiste en “andar descalzo” pisando directamente la tierra durante 45 minutos diarios y cuanto mas te adhieras a este régimen, más observarás los beneficios de ver como tu cuerpo “se recarga”. Mas adelante en el artículo se aporta mas información.



Los Tres Primeros Meses
Manek insta a los seguidores del sun gazing a empezar el viaje de mirar al sol directamente 10 segundos como máximo el primer día durante las horas seguras o de baja frecuencia, las cuales son estrictamente la primera hora desde que sale el sol y la última hora antes de ponerse. Mientras se realiza la práctica es importante mantenerse pisando la tierra con los pies descalzos. Esto ayuda a reafirmarnos y además de esta forma aumentamos los beneficios de la práctica. En el segundo día miraremos al sol durante 20 segundos y a partir de ahí añadimos 10 segundos cada día. Por tanto, después de 10 días habremos mirado al sol 100 segundos (o 1 minuto y 40 segundos). En esta primera fase es común que la gente experimente un bienestar mental y una actitud positiva, que se sienta con mas confianza, menos negatividad, mas compasión y menos miedo.
De los Tres a los Seis Meses
Al final de los tres meses, el tiempo de mirar al sol habrá aumentado hasta los 15 minutos. Este es el periodo donde las enfermedades físicas empiezan a amainar. HRM también dice que el 70-80 % de la energía sintetizada de la comida es usada por el cerebro para “combustionar las tensiones y preocupaciones” y transcurridos estos tres meses las tensiones desaparecen, dejando esta energía extra disponible para un uso mas productivo. Uno también puede notar que su apetito ha disminuido.
Cuando se alcanza los 30 minutos de duración, el dice que se empieza a “liberar lentamente la enfermedad física” porque para entonces tus órganos están recibiendo todo el prana [iv] o la energía vital directamente del sol.
Nuestros cuerpos necesitan energía, no necesariamente comida. De hecho, la comida es nuestro “almacén secundario energético”, de acuerdo a HRM. El cuerpo humano no convierte la luz solar en energía tal cual lo hacen las plantas con la clorofila sino a través de un proceso distinto de fotosíntesis, mas bien como una célula fotovoltaica.
HRM dice: “Tu eres tu propio maestro después de los 6 meses.”
De Seis a Nueve Meses
Después de los 6 meses, uno empieza a utilizar la forma original de “comida micro” que se deriva del sol. Esta tiene el beneficio extraordinario de que no contiene deshechos tóxicos aferrados a ella.
Aproximadamente a los 7 meses y medio o cuando estamos mirando al sol durante 35 minutos, uno empieza a notar como su apetito ha descendido considerablemente. El hambre es resultado de los requisitos energéticos del cuerpo ya que ellos son una necesidad par la existencia. Convencionalmente nosotros usamos la energía solar indirectamente a través de los alimentos que ingerimos y éstos al mismo tiempo la obtienen del sol. Ahora la obtendremos directamente del sol.
Entre el octavo y noveno mes (44 minutos), HRM dice que prácticamente ya no sentiremos hambre. Y si no es así, el señala que es porque no tenemos suficiente confianza en la práctica y nos tomará mas tiempo pero que es algo perfectamente realizable.
Mas importante quizá es el hecho de que en esta fase tus niveles de energía son muy altos y se tiene un nivel de bienestar muy profundo.
Después de los Nueve Meses
Después de los nueve meses, uno debe de descontinuar la práctica del sun gazing como medida de precaución y del cuidado de los ojos. Los ojos han alcanzado los límites de lo que se puede hacer cautelosamente. Sin embargo el cuerpo se “descargará” conforme pasa el tiempo, tal cual ocurre con las baterías y lo debemos recargar.
Hacemos esto andando descalzos sobre la tierra preferiblemente cuando hay sol ya que la tierra contiene una buena cantidad de energía solar.
Y esto ocurre de acuerdo a HRM porque el hecho de andar descalzos sobre la tierra estimula la glándula pineal. Conforme a la ciencia de la reflexología [v] , el pie es un microcosmos de nuestro cuerpo entero, y el dedo gordo del pie está conectado con la glándula pineal. Los otros dedos están conectados con otras glándulas del cuerpo. Este artículo aporta mas información sobre la glándula pineal a continuación.
El horario recomendado para andar descalzos es de 6 días consecutivos una vez concluidos los 9 meses y por un duración de 45 minutos al día. Debemos de andar de manera relajada, evitando hacer jogging o ir mas deprisa de lo normal.
Después, camina regularmente 45 minutos (aunque no especifica ni un mínimo ni un máximo de velocidad) durante un año. Tras un año de “recargar”, si uno se siente satisfecho, puede parar de andar descalzo pero si quiere reforzar el sistema inmune, la memoria y la inteligencia, entonces continúa andando. El también menciona que otros muchos beneficios mentales y espirituales son posibles, tales como habilidades psíquicas, un sistema natural navegador “autoconstruido” y mayores niveles de actividad neuronal. El apunta: “Casi todos los problemas se solucionan”
Para instrucciones mas detalladas, consultar su website
  • Glándula Pineal
La glándula pineal [vi] [vii] (también llamado cuerpo pineal, cerebri epiphysis o epiphysis) es una pequeña glándula endocrina en la mente, del tamaño de un guisante. Produce melatonina, una hormona que regula los periodos de vigilia y sueño y las funciones fotoperiódicas. Tiene la forma de un pequeño cono de pino (de ahí su nombre), y está localizado cerca del centro del cerebro, metida en un surco entre los dos hemisferios.
La glándula pineal fue la última glándula en ser descubierta, en términos de la función que realiza. Su largo status de “glándula misteriosa” la catapultó al rango de mito y superstición y ha sido objeto de numerosas teorías metafísicas acerca de su función. Esta glándula esta asociada al 6º chakra, conocido como Ajna, o el tercer ojo en yoga y considerada el asiento de la sabiduría interior. Son muchos los que opinan que es un órgano dormido el cual al ser activado desarrolla habilidades psíquicas. Algunos consideran que es donde se aloja la conciencia. René Descartes dedicó una gran parte de su vida al estudio de la glándula, a la que se refirió como “el asiento del alma [viii]”.
Es interesante saber que la glándula se activa con la luz. La luz la alcanza pasando a través de los ojos y después a través de un conducto que va desde la retina al hipotálamus llamado tracto retino-hipotalámico y finalmente la luz es conducida a la glándula por los conductos nerviosos.
Los impulsos de luz inhiben la producción de melatonina, y en la oscuridad de la noche, la obstrucción pineal desaparece y la melatonina se libera. Consecuentemente la glándula pineal es un controlador de tiempo importante para nuestro cuerpo. La melatonina también se reproduce en las visualizaciones y relajaciones.
¿Cuál es la relación entre la glándula pineal y la técnica del sun gazing?
De acuerdo al Dr. Sudhir Shah:
El hipotálomo es el comandante del sistema nervioso y la glándula pineal esta próxima al sistema nervioso autónomo y por tanto es lógico pensar que el transporte de energía nueva puede o bien activar este sistema o usar el sistema como un vehículo.
HRM cree que la suave energía que uno recibe mientras está mirando directamente al sol activa la glándula pineal dormida, la cual enciende nuestro “cerebrador”. Es esta activación lo que te permite experimentar la mágica conversión de la energía del sol en nutrición, la sanación de la enfermedad, el aumento de energía y de las habilidades psíquicas para en última instancia alcanzar la iluminación.
Mirando al Sun Gazing con un Ojo Escéptico
¿Es realmente segura la práctica del Sun Gazing?
El Sun gazing es una técnica muy controvertida debido a la evidencia considerable que existe sobre el peligro de mirar directamente al sol. La retinopatía solar [ix] [x] es una forma de dañar la retina debido a la radiación solar de acuerdo a los estudios en personas que miran directamente al sol durante los eclipses solares. A pesar de que los daños sufridos son normalmente reversibles, se ha detectado casos de daños permanentes y de pérdida de visión.
Pero, ¿hay o no riesgo si la práctica del Sun Gazing se realiza siguiendo las normas de seguridad establecidas?
La mayoría de los oculistas y otros médicos especialistas en ojos nos aconsejarán el no mirar directamente al sol, durante los eclipses o en otras ocasiones. Sin embargo, hay muchos seguidores del sun gazing quienes practican la técnica siguiendo fielmente las normas de seguridad establecidas y no cuentan ninguna historia de horror acerca de pérdida de visión o ceguera.
Entonces, ¿quién tiene razón?
Como hay mucha gente siguiendo esta práctica y compartiendo sus beneficios con nosotros, a lo mejor hay algo de validez en la práctica del sun gazing, contando con que una persona observa y respeta las medidas de precaución mencionadas con el fin de minimizar el riesgo a sus ojos.
El astrónomo Angrew T. Young [xi] escribió un artículo sobre la historia de los daños retinales procedentes del sol mediante la exploración de los hechos versus la rumorología de la gente a este respecto. El afirma que hay suficiente evidencia en la literatura para confirmar que el ojo humano medio es capaz de observar brevemente al sol sin causar ningún perjuicio. El utiliza las distribución de estadísticas disponibles sobre el daño solar al ojo como parte de la evidencia para sostener la técnica del sun gazing.
Los eclipses de visibilidad casi total donde existe riesgo ocasional para los ojos solo ocurren unos minutos en cada siglo para una localización dada en la Tierra. La parte no-oscura del sol esta disponible para ver todos los días despejados. Si suponemos que el sol está fuera (por media) 12 horas cada día, eso resulta en 440,000 horas o mas de 26 millones de minutos cada siglo cada vez que el sol está fuera de formar un eclipse, comparado con unos pocos minutos del tiempo dañino.
Por tanto, uno esperaría que los daños generados en el ojo por observar al sol de manera desprotegida sería básicamente un millón de veces mas común que los daños producidos durante el eclipse.
Sin embargo, lo que encontramos es que la gran mayoría de daños retinales producidos por el sol ocurren como resultado de mirar un eclipse solar sin una protección adecuada porque la pupila está dilatada permitiendo penetrar una gran cantidad de rayos ultravioleta en una espacio muy corto de tiempo.
Sorprendentemente hay muy pocos informes de este tipo de daños producidos por la práctica del sun gazing cuando no hay un eclipse. E incluso daños producidos al ojo por eclipses son poco frecuentes.
La conclusión del Dr. Young:
El potencial de daño serio ocurrido al ojo procedente de la práctica del sun gazing en el amanecer y atardecer son pequeños. Básicamente el único daño que puedes producir al ojo sería si mirases directamente al sol durante el medio día mientras tienes las pupilas dilatadas por algún fármaco (Bastantes variedades de productos de descongestión nasal, otros tipos de fármacos comunes, y la exposición a pesticidas crean la dilatación de las pupilas.).
Vinny Pinto del Regimén Crudo Paleolítico Website [xii], quien ha realizado varias investigaciones en el área del sun gazing y el mismo es un seguidor de la práctica, escribe:
Hay una cantidad definitiva de evidencia del riesgo que se produce en los ojos al mirar fijamente al sol durante un periodo significativo de tiempo después de dos horas de haber amanecido o dos horas antes del atardecer y particularmente durante el medio día y las horas tempranas de la tarde, pero incluso este daño es menor o temporal. También hay evidencia que respalda el hecho del daño que se produce en el ojo al mirar el sol durante un eclipse, incluso durante un periodo breve de tiempo, ya que las pupilas pueden estar dilatadas por la poca luz y pueden recibir demasiado flujo de radiación solar dentro del ojo.
También merece la pena mencionar que se ha probado como engaño las leyendas urbanas sobre varios estudiantes que se quedaron ciegos en los años 60 tras haber consumido LSD [xiii] [xiv] y mirado al sol al mismo tiempo ya que mas bien estos fueron los intereses por disuadir a los chavales de tomar drogas.
Han sido Comprobados los Alegatos de Hira Ratan Manek?
En la actualidad no existe evidencia sólida por parte de los científicos que pruebe que la técnica del Sun Gazing funciona tal cual lo demuestran los gurus de esta práctica ni tampoco evidencia de lo contrario. La comunidad de seguidores del Sun Gazing desearía finalmente obtener por parte de la ciencia estudios rigurosos sobre esta práctica para resolver definitivamente la cuestión. Pero hasta que esto ocurra lo mejor que debe hacer uno es revisar la información y dejarse llevar por su propia intuición.
Dr. Sudhir Shah [xv], el neurólogo al cargo de los 21 médicos que evaluaron el ayuno de los 411 días basados en agua y la energía del sol, publicó sus conclusiones acerca de cómo HRM pudo subsistir alimentándose de la energía solar. El concluyó que HRM se sustenta en 4 factores:
  1. Reducción a base de adaptación crónica de la necesidad de calorías.
  2. Obtención de energía básica directamente de la energía solar.
  3. Utilización de la energía de una manera eficiente y un reciclo apropiado en su cuerpo.
  4. Posesión de una genética o fenotipo de cuerpo predispuesto a esto.
Dr. Shah aporta una gran cantidad de detalles sobre cada uno de los factores mencionados y se pueden obtener este informe online.
Concluye que el fenómeno del Sun Gazing es auténtico y cita que “es fantástico y absolutamente increíble aunque no es un mito”.
El Dr. Maurie D. Pressman, un Psicoanalista holístico-espiritual y Director del Pressman Center for the Mind/Body Wellness en Philadelphia, ha escrito un fulgurante artículo [xvi] a favor de HRM. Este médico ha pasado mucho “tiempo personal” con HRM y cree que es un de los seres humanos “mas realizados”.
El describe lo extrañado que se quedó cuando conoció a HRM ya que su cuerpo era esbelto, grácil y firme. También le impresionó su aplome y seguridad.
Otros informes no son tan favorables.
En 2003 cuando Jan Steiner Haugland [xviii] estaba tratando de confirmar la noticia de la invitación de HRM por parte de la NASA, recibió una respuesta de Dolores Beasley, portavoz de la NASA alegando que no tenía ni idea porqué se estaba corriendo el rumor de que la NASA había invitado a Manek. Parecer ser que ella también fue algo mas allá en sus investigaciones en centros relacionados como el Johnson, Marshall y Ames. Lo que si encontró es que doctores americanos que estaban a favor de las prácticas de HRM hicieran públicas sus opiniones acerca de los beneficios del Sun Gazing.
El último ayuno de HRM que duró 130 días en Philadelphia ocurrió bajo la dirección del Dr, Andrew Newberg y el Dr. George Brainard. Una vez que estos médicos fueron contactados ellos explicaron que sus estudios fueron realizados para investigar “la actividad cerebral durante la meditación” y no la habilidad para hacer ayuno de forma indefinida. De acuerdo a Wikipedia, el Dr. Newberg niega haber tenido nada que ver en el estudio de ayuno de los 130 días.
Yo escribí un email al mismo HRM y le pedí si el podía poner algo de luz a estas informaciones tan contrastadas. El me respondió muy rápidamente diciendo:
Cuando la experiencia de una persona se convierte en algo reproducible, entonces se convierte en ciencia. El objetivo del Sun Gazing no es el ayuno absoluto; es el bienestar mental, físico y espiritual…
Los medios muchas veces informan aceleradamente sobre los asuntos. Yo nunca he dicho nada a cerca de la NASA. Las personas que creen, practican la técnica y para aquellos que no creen, ninguna explicación o evidencia será nunca suficiente.
Por tanto cada uno de nosotros tendrá que decidir sobre la validez que proclama Hira Ratan Manek y sus seguidores. La evidencia que si se puede encontrar fácilmente es la de sus seguidores que han estado practicando la técnica sin reportar ningún tipo de consecuencias negativas.
De hecho, el ambicioso Vinny Pinto ha publicado online los resultados de la primera encuesta del grupo de Sun Gazing. [xxi]. Los resultados son alentadores para todos aquellos que se atrevan a considerar esta práctica esotérica. Sus mayores descubrimientos son:
· Aumento de salud, especialmente entre mujeres.
· Las personas que han estado siguiendo esta práctica 4 veces a la semana y durante un año, tiene muchas mas posibilidades de no necesitar ingerir alimentos sólidos.
· Las personas que han estado practicando el sun gazing mas de 5 años y durante el medio día, tienen mas posibilidades de tener posibles efectos negativos.
· 35 de 51 participantes informaron tener “un aumento de energía” mientras un 1% declaró haber perdido energía.
· El número de personas que declaró “necesitar ingerir menos alimentos sólidos” fue aproximadamente igual al número de personas que declaró “ningún cambio significativo en la necesidad de comida”. Solo un 1% declaró tener mas hambre.
* Los seguidores del sun gazing han declarado que las experiencias físicas/mentales/espirituales mas comunes son la felicidad, la dicha, la alegría, la quietud y la paz.
* Ninguna persona ha declarado un descenso del nivel físico. Todos los participantes han declarado que su salud o es la misma o ha mejorado.
Cuando le preguntaron a Pinto sobre la calidad científica del estudio, respondió que “no había sido rigurosamente científico, pero sí una herramienta muy útil”.
Una vez dicho esto, él se describe como un científico de cierto grado y un estadístico quien ha estado enseñando metodología estadística, y declara que el realizó el estudio de la forma mas científica posible dentro de las limitaciones económicas y de tiempo. Por tanto considera que es una buena representación de la población de los practicantes del sun gazing.
Pensamientos Finales
Exactamente como funciona el sun gazing es un misterio pero lo mismo se puede decir de muchas prácticas esotéricas como la acupuntura y el Qigong que han estado presentes durante milenios y han sobrepasado por tanto el test del tiempo. Quizá a uno le cabe esperar que estas cosas se desvanecerán si a la larga los beneficios no están ahí.
Los practicantes del sun gazing están teniendo “momentum” en este país mientras el público está empezando a aceptar otras prácticas complementarias en el campo de la salud. Si nosotros siempre demandamos la explicación de cómo funciona algo antes de probarlo, quizá nos estemos mintiendo a nosotros mismos sobre los grandes beneficios que una herramienta así nos puede proporcionar.
Una fuente de amplio conocimiento en este asunto es el libro “Living on Sunlight [xxii] de Vina Parma, MBA. Está disponible para descargar gratis.
Recomiendo que cada uno obtenga una buena dosis de información antes de saltar a esta práctica, si el sun gaze es algo que te estés planteando. Por lo menos entonces, no se podrá decir que no te embarcaste en este viaje con los ojos bien abiertos.

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...