martes, 14 de octubre de 2014

Plantas que curan plantas y como hacer los extractos fermentados

Buenas,

Extracto fermentado de Diente de León

A raiz de nuestra visita a los viveros de la familia Pamies y tras haber indagado en el uso comestible de plantas adventicias he tenido la enorme suerte de conocer un enfoque mas desarrollado sobre el uso de estas plantas para curar nuestras tan mimadas plantas del huerto comestible, hago hincapié en lo de “huerto comestible” para que realicemos la reflexión de que todo el campo es ¡Un macrohuerto comestible!!!

Aun así, centrándonos en el uso convencional del huerto comestible debemos aprender a reconocer en nuestro entorno la inmensa variedad de plantas aromáticas, medicinales, hortalizas, leguminosas y hasta malezas que podemos utilizar de distintas formas para sanar o prevenir enfermedades. Usualmente se han usado de diversos procedimientos que explico brevemente:


Hidrolato

Las hierbas frescas o secas se introducen en un recipiente resistente al fuego, se añade agua, generalmente que las cubra si son frescas, si son secas en proporción de 3 litros por kilo de producto seco, lo ponemos al fuego y se deja hervir hasta que el agua cambie a colores más oscuros, luego lo colamos, dejamos enfriar y ya está listo para aplicar, generalmente diluido.
Básicamente es un extracto acuoso al calor; es el método por el cual se concentran más y mejor los principios activos, especialmente las partes verdes y los tallos.

Decocción

Ponemos a remojar las hierbas por 24 horas, las cocinamos durante 20 minutos a fuego lento, las dejamos enfriar y las colamos, se dice que este método es un purín hidrolatado, puesto que su forma de construcción contiene estos dos métodos; suele ser empleado cuando se trabajan principios activos contenidos en plantas muy leñosas o en troncos fuertes; su concentración de sustancias es mejor que la de un purín, pero es más baja que la que se obtiene a partir de hidrolatos.

Macerado

Las hierbas frescas o secas se machacan en agua pura y se dejan reposar 24 horas, luego lo colamos y añadimos más agua, según la proporción de dilución.
Suele emplearse con frecuencia, cuando los principios activos se encuentran en las zonas radiculares de las plantas o en bulbos de las mismas, como por ejemplo el ajo, la cebolla o el jengibre. 

Extracto de flores

Las flores se desmenuzan y humedecen, exprimimos bien el extracto y se guarda bien
tapado en un lugar fresco, es bastante raro, como método de extracción de principios
activos, pero es la mejor forma de trabajar con flores, en donde generalmente se
concentran los mejores y más eficientes principios.

Y el gran enfoque que acabo de descubrir y que quiero compartir con vosotros es:

Los Extractos Fermentados

Una nueva linea de técnicos y hortelanos en su mayoría franceses están redescubriendo con métodos analíticos y de estudio exactos el manejo de sanación a través de las plantas.
Nada de echar un manojo de hierbas en agua y dejarlos varios días en remojo moviéndolo ocasionalmente... esta linea propone métodos exactos, con cantidades, proporciones, dosis, momentos idóneos para su utilización...

Nada de dejar pudrir la maceración, el extracto fermentado huele muy pero que ¡muy bien! os animo a que descubráis este fantástico mundo, yo lo acabo de hacer y estoy fascinado!!! Estos nuevos biopreparados tienen un antes ¡y un después!!!

RCVicent




linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...